PostHeaderIcon Comunidades indígenas se abrazan para defenderse del Estado y piden solidaridad

General

Movilización Xochicuautla y Ostula. 
Comunidades indígenas se abrazan para defenderse del Estado y piden solidaridad

IMG_6354

 

Una vez más, las calles de la ciudad de México fueron testigos del caminar lento, pero firme, de la protesta y de una pluralidad de voces que con rabia y con esperanza se levantaron en la defensa de la vida y en contra del despojo y de la muerte. En esta ocasión aproximadamente 3,000 personas se dieron cita en el enorme monumento a la corrupción, mejor conocido como “la estafa de luz” y dirigió su protesta, hacia la Secretaría de Gobernación, por la violencia que el Estado ha venido ejerciendo contra las comunidades indígenas, sobre todo en el último mes.

En Xochicuautla, comunidad otomí de la región de Lerma en el Estado de México, la lucha sostenida por casi 8 años en la defensa del bosque sagrado, se ha visto seriamente amenazada por un decreto presidencial emitido el pasado 7 de julio que busca expropiar sus tierras. Este decreto se explica por la necesidad de saltar todas las victorias legales que los compañeros y compañeras habían obtenido en su lucha. Los intereses económicos que hay detrás tienen su mira en la construcción de la carretera privada Toluca-Naucalpan y en una serie de proyectos de inversión alrededor de ella.

IMG_6398

 

Por su parte, en Ostula, comunidad nahua ubicada en la sierra-costa de Michoacán, la mano dura del Estado, en complicidad con las fuerzas del crimen organizado, ha mostrado la capacidad de su despliegue desde el 2009, cuando la comunidad recuperó más de 1,000 hectáreas que éste último les había arrebatado. Desde entonces, han desaparecido a 6 personas de la comunidad y asesinado a 32. La detención del comandante de la policía comunitaria Cemeí Verdía, el pasado 19 de julio, dio lugar a una protesta por parte de la comunidad que fue violentamente reprimida por un operativo conjunto de la Marina, el Ejército, la Policía Federal y la Policía Ciudadana, dejando un saldo de 4 menores y 6 adultos heridos y, un niño de 12 años, Hidelberto Reyes, asesinado. Los intereses económicos que empujan este grado de violencia se explican por las tierras tan codiciadas por las empresas mineras en la región.

IMG_6404

 

El día de ayer, 29 de julio, salieron juntas Xochicuautla y Ostula para denunciar lo que estaba ocurriendo en sus comunidades, pero no lo hicieron solas. Les acompañaron también otros pueblos. Estuvieron presentes Huitzizilapan, Tlanixco y Atenco, del Estado de México; San Dionisio del Mar, de Oaxaca; Vecinos Unidos de Santa Fe y la Organización Popular Francisco Villa de la Izquierda Independiente, de aquí de la ciudad de México; todos ellos, pueblos, organizaciones y comunidades que se han dado a la tarea de resistir frente al despojo de sus territorios. Una lucha cruenta directamente contra el Estado, que es el principal defensor de los proyectos económicos que buscan desplazarlos y destruir sus formas de vida comunitaria. Pero tampoco estos pueblos salieron solos, múltiples y variadas organizaciones de la ciudad de México y diversos miembros de la sociedad civil atendieron al llamado de solidaridad y acudieron a engrosar las filas de la movilización y la voz de la protesta.

 

 

4

IMG_6455

En un país que ha cedido más de 20,000 concesiones a la minería para la explotación de su territorio; que sigue los parámetros del FMI y del BM sobre el desarrollo y, para hacerlo, mercantiliza la naturaleza; que, ubicado en la periferia del capitalismo y atravesado por su cultura, empuja la disolución comunitaria y la fragmentación social, la voz de las comunidades indígenas en lucha y las defensas radicales de la vida van configurándose como un actor colectivo, plural, que no sólo protege sus intereses. Esta movilización, es una muestra clara de que la lucha por el territorio y por la vida, no sólo corresponde a las comunidades indígenas, a los pueblos o vecinos que son afectados directamente por el despojo y por la violencia. Si se devasta un bosque, si se mata a la tierra, si el crecimiento desmedido de la ciudad sigue cercenando las diferentes formas de vida que habitan en ella para privilegiar la técnica y el asfalto, si las organizaciones comunitarias siguen siendo destruidas en pos del individualismo y el trabajo asalariado, los afectados no sólo serán los primeros, los más visibles, sino todos y cada uno de nosotros y nosotras, incluyendo a los sistemas vivos en su conjunto. La lucha que estamos dando hoy, no es una lucha local, mucho menos gremial. En estas resistencias, está en juego la defensa de la vida en su totalidad.

---Colaboración entre jóvenes en resistencia alternativa y La Voz de Villa Radio---

IMG_6469

IMG_6502

IMG_6386

IMG_6368

IMG_6336

IMG_6315

IMG_6269

 

7

1